Rapid Racer: Carreras acuáticas en Play Station 1

Los juegos de velocidad fueron uno de los puntos fuertes desde la salida de Play Station al mercado.

Todos recordamos al clásico de Namco Ridge Racer aterrizar para la consola prácticamente desde su salida al mercado.

Un género que como todos tiene sus incondicionales y no tanto aunque normalmente siempre llama la atención de la mayoría sobre todo si es conversión de recreativa.

Pero la cosa cambia si cambiamos asfalto por otra superficie o añadimos el vector de la altura.

Hablar de juegos de velocidad en medio acuático en el panorama de consolas domesticas casi siempre es hablar de uno de sus mayores exponentes y a la vez recordado por la mayoría de jugadores o aficionados. Hablamos de Wave Racer para Nintendo 64. Ese juego de carreras donde pilotamos una moto de agua en un entorno idílico y con una banda sonora de ensueño.

El juego que nos ocupa hoy es bastante desconocido incluso para aquellos propietarios de la consola de Sony.

Rapid Racer,  llamado Turbo Prop Racing en América es un juego atípico y una apuesta bastante arriesgada de su desarrolladora SCEE International Develoment Team, grupo interno de desarrollo de la propia Sony y afincado en Londres cuyos títulos para Play pasaron sin mucha repercusión hasta que se lanzaron a desarrollar para Play 2, pero eso será otra historia que contaremos en otro artículo.

Rapid Racer, Detalle selección de circuito

Detalle selección de circuito

Rapid Racer es un juego de carreras de lanchas que tras insertar el CD y cargar, nos sorprende con una cinemática correcta pero con una canción de Apollo 440 “Carrera rápida” que incluso llegó a salir como single del grupo. Esta canción solo pudo disfrutarse en el juego distribuido en UK y en Europa ya que en Estados Unidos fue suprimida.

Una vez en el menú del juego, destaca la selección de idioma, incluido el castellano y no os creáis que vamos a andar perdidos eternamente en selecciones antes de la acción, poco más que elegir circuito, lancha y a correr!

 

 

Al principio habrá lanchas y circuitos que iremos desbloqueando a medida que vayamos completando los mismos y obteniendo mejores clasificaciones y tiempos. Nuestras lanchas tienen características propias de inercia, aceleración y velocidad con lo que tendremos que elegir bien la mejor que se adapte a nuestra manera de pilotar e incluso según el circuito al que nos enfrentemos. Existe la opción de jugar a dobles con pantalla dividida y la condición nocturna.

En total son seis los circuitos disponibles, que una vez superados abrirán el clásico abanico de modo espejo que añadirán un plus de jugabilidad y longevidad. Estos circuitos son: Golden Sands en Miami, Wild Water Canyon en Arizona, Glacier Bay en Alaska, Bear Lake en Canada, Lost Valley en Costa Rica, Lava Trail en Hawaii donde el agua es sustituida por lava en una ficción bastante curiosa.

Rapid Racer, Un turbo y podium!

Un turbo y podium!

 

Una vez empezamos a jugar queda claro que esto no es un juego de velocidad al uso. Estamos encima del agua, con lo que ello supone a la hora de pilotar. Nuestra lancha alcanza velocidades realmente altas y según las condiciones habrá veces en las que nuestra lancha salte o permanezca en el aire y al caer sufra un latigazo lateral que nos vuelva locos literalmente. A veces incluso este salto no será en sentido de la marcha, ya que esa ola que nos da de frente puede que gire un poquito la proa de la misa y su caída sea contra uno de los bordes del escenario perdiendo velocidad , posiciones y carreras.

 

Dentro de lo que son los indicadores en pantalla, no os preocupéis, que lo justito. Un indicador de potencia/velocidad y un indicador de “turbos” abajo a la izquierda que podremos ir acumulando y usando según nos vayan haciendo falta. El tema de los turbo como podéis imaginar va a ser fundamental en algunas carreras y circuitos ya que su uso tendrá que ver con la necesidad imperiosa de avanzar puestos, pero también del punto del circuito en el que nos encontremos, ya sabéis, eso de usar turbos en curvas y acuáticas, mal asunto, mejor en las rectas… También tenemos un “turbo malo” a modo de capsulas rojas que nos ocuparan un hueco en nuestro acumulador de turbo cuya finalidad es quitarnos uno verde “turbo bueno”, así que si llevamos acumulados por ejemplo dos turbos verdes y topamos con el rojo, pues nos quedamos solo con uno verde.

Rapid Racer, Tres turbos y casi últimos. Algo no me cuadra

Tres turbos y casi últimos. Algo no me cuadra

La IA de las lanchas enemigas es bastante variada, pero por norma general nos va a llevar algunas partidas, aunque no demasiadas, terminar los circuitos, ganar alguna carrera e ir desbloqueando contenido a modo de circuitos y lanchas más potentes.

Dentro del apartado gráfico el diseño de las lanchas es bastante bueno, pero el entorno, eso ya deja bastante que desear. Y es que más allá de bonitos efectos de luces y sombras del agua y cielo, los fondos y laterales no son un prodigio de diseño y de calidad, aunque al final cumplen su cometido básico, limitar el circuito y que no te entretengas.

 

Otro de los aspectos más destacables del juego tiene que ver con su método de control. La inercia del agua, saltos, impactos contra escenario u otros participantes tendrán su correspondiente efecto en el control analógico y es compatible con el DUAL SHOCK. Yo pude jugarlo con volante y es una experiencia espectacular a la vez que extraña.

El juego es uno de los pocos que corre en nuestra Play Station a 60 FPS, lo que hace que la sensación de velocidad pero sobre todo los efectos de canales y ríos por los que pilotamos alcance cotas altas de realismo.

Para acabar con este análisis advertir o remarcar que ni es un juego al uso, ni por supuesto un juego para todos por las características ya mencionadas, sobre todo de control. No he pilotado nunca una lancha de carreras, si una moto de agua Jet Sky, pero creo que la sensación es bastante realista en la mayoría de ocasiones aunque pensemos que nos está penalizando para no ganar carreras. El resultado de chocar contra otros pilotos o el mismo escenario o elementos del mismo hará que nuestra lancha no solo pierda velocidad, incluso nos girará 180 grados o pondrá completamente de lado, costando bastante recuperar el sentido de la marcha o volver a colocarnos en el circuito.

Creo que es un juego que todos al menos deberíais probar y decidir como siempre por vosotros mismos.

 

 

  • author image
    Feb 12, 2018 @ 0:46 am

    No le llegue a dedicar mucho tiempo a este titulo pero lo que jugue me parecio un buen videojuego. Lo mejor como señalas en el analisis es la sensacion de fluidez gracias a los 60 frames y eso en un racing game es muy importante.
    La BSO es muy cañera. Aqui Sony se dejo la pasta a base de bien.
    One saludo.