Saga Castlevania en Game Boy

El primer Castlevania, no llegó al nivel de los clásicos. El tercero es defenestrado por muchos, y el segundo es de los títulos más valorados en la consola portátil de Nintendo.

The Castlevania Adventure:

El primer Castlevania, fue lanzado en el 89: The Castlevania Adventure y es uno de los primeros lanzamientos en Game Boy. El juego, fue memorable, más por lo que supuso a la «pequeña» de Nintendo, que por sus cualidades técnicas y jugables, ya que se queda bastante lejos en todos los sentidos. de los clásicos en consola.

Una de las primeras «pegas», es que ya no existen las famosas y representativas, armas secundarias. Esta vez, las velas sólo esconden objetos (bastante inútiles) que dan puntos.  Por contra, el «Vampire Killer» (nombre con el que se conoce al látigo) sí se puede mejorar. Tampoco busquéis las habituales escaleras en diagonal.

Con todo, hay que añadir que va lento, muy lento, perdiendo parte del encanto y frenetismo de Castlevania. El juego consta de 4 fases y una excelente música que sí que esta a la altura esperada.

Una de las mayores dificultades para la gente, es situar cronológicamente, cada una de los diferentes títulos aparecidos de Castlevania. The Castlevania Adventure fue lanzado entre Castlevania II y Castlevania III para NES.

 

Castlevania II: Belmont´s Revenge:

Esta vez, si que se puede afirmar, que KONAMI, sorprendió a todos con una fabulosa secuela del 91. El Castlevania II, incorpora 4 fases/castillos (Cristal, Nube, Planta y Roca) que pueden ser jugados en cualquier orden. También se agradece un estupendo sistema de passwords.

Las armas secundarias están de regreso, junto con los corazones detrás de las velas. Eso sí, sólo son dos: Agua Bendita y Hacha (vesión Europea y Usa) y Bumerán (versión japonesa y en la reedición incluida en los Konami Collection). También cuenta con el consabido sistema de passwords.

Nuevamente, lo peor, es que sigue pecando de un movimiento lento. No obstante, cuenta con un desarrollo gráfico mejor, más a la medida del tamaño y las características de la pantalla. La dificultad, se ha equilibrado mucho más, aún siendo elevada, como buen Castlevania. Una gran banda sonora acababa de sacarle todo el jugo a la consola de Nintendo, en el que es valorado por casi todos, como un «necesario» de toda buena colección.

Castlevania II se sitúa 15 años después del original, con Cristopher Belmont en busca de su hijos secuestrado.

 

Castlevania Legends:

El colofón a la trilogía, lo puso Castlevania Legends, que para muchos es considerado una «vergüenza» de Koji Igarashi. Probablemente, la gente se exceda, pero si que es verdad, que es el más flojo de todos.

Aquí, la heroína,  Sonia Belmont va más rápida y controla los saltos en el aire (cosa bastante útil). En este juego, se intentó dar una vuelta de tuerca a algo que funciona, yo añadiría que de maravilla,  ocultando las armas secundarias (que ahora son trofeos) y añadiendo «poderes de alma» como congelar enemigos, curarse o disparar pequeñas ondas de energía. Por si esto no fuera poco, Sonia puede activar un poder especial llamado Burning Mode (presionando A y B al mismo tiempo).

Con todo ello, el juego rompía un poco los moldes clásicos de la serie, y el resultado no fue tan bien como se esperaba. Quizás, le penalizó también en exceso que fue uno de los últimos lanzamientos para la consola, ya en el año 97.

Castlevania Legends, cronológicamente, se sitúa el primero de la saga, mostrando el origen de la familia. Sonia fue la primera protagonista femenina de la franquicia.

 

Fuente: https://castlevaniadungeon.net/