Dragon Attack: Bullet Hell para CPC

Las CPC RetroDev siempre nos deja pequeñas maravillas y éste es un ejemplo de ello. Un juego minimalista que garantiza partidas entretenidas y rápidas.

Dragon Attack sigue la temática de un “bullet hell“: en apenas unos segundos la pantalla se nos llenará de disparos enemigos y todo quedará en manos de nuestra habilidad de esquivarlos para progresar en el juego. La idea nació desde si el Amstrad CPC era capaz de mover con fluidez un juego de este tipo. Aunque para ello se ha sacrificado el apartado gráfico, se puede decir sin dudar, que el resultado es un éxito.

Hola que tal, vengo a darte el día!

La peculiar introducción al cargar el juego nos mete de lleno en la historia: nuestro sistema ha sido invadido por naves enemigas con apariencia de dragones y nosotros controlaremos una diminuta nave que deberá evadirse de ellas. Como ventaja, sólo la cabina de nuestra nave (cockpit) es vulnerable a sus disparos. Desde el menú inicial podemos cambiar el interfaz de control (Joy o teclas), número de vidas (yo siempre he jugado con 9) y si queremos que el disparo sea automático (opción que también he activado siempre para centrarme en esquivar).

Una bonita historia

Para completar el juego debemos matar los 12 dragones que aparecen en cada nivel antes de que se marchen cuando se acaba el temporizador.

Los dragones están compuestos por varios módulos siendo los más fuertes los interiores, pues suman la defensa de todos los exteriores a los que está enlazado, haciendo así casi imposible destruir un dragón directamente por su núcleo central. Lo conveniente es destruir primero sus módulos exteriores para ir debilitándolo e ir reduciendo sus cañones. La estrategia inicial que suelo usar es esperar al dragón arriba (parece que la frecuencia de disparo es más alta) y atacar su 2º módulo exterior mientras voy bajando a la parte inferior de la pantalla.

Antes de llegar al tope, deberíamos haber destruido esas dos partes y poder desplazarnos al otro lado para seguir con la estrategia de destruir primero los módulos exteriores. Sin embargo, los dragones 4, 7 y 10 son de tipo gusano y deberemos variar un poco la estrategia. Aunque parezca contraproducente lo mejor es dejar la nave quieta, recordar que sólo es vulnerable la parte blanca de nuestra nave (el punto blanco), por lo que estamos hablando de un único pixel que debe colisionar con otro pixel del disparo enemigo.

Movernos a lo loco hará que aumenten las posibilidades de que coincidan ambos pixeles

Por tanto, lo recomendable es buscar un hueco a raíz de las trayectorias de los disparos enemigos cercanos e intentar mover la nave sólo en una dirección a la vez (en cuadrícula), y en ocasiones rezar para que pasemos entre la lluvia de balas.

Menú de opciones

Si lo que nos interesa es la puntuación, tenemos un multiplicador de puntos que se irá incrementando cada vez que impactemos contra los enemigos, pero se reducirá a la mitad cada vez que perdamos una vida, por lo que la puntuación final puede variar mucho dependiendo de cuándo perdamos las vida que hasta qué nivel lleguemos.

Es un juego al que hay que dedicarle los cinco sentidos, nuestra vista debería estar centrada principalmente en esquivar las balas, mientras para saber si estamos impactando contra el enemigo deberíamos dejarlo al oído, pues el juego emite un sonido característico si nuestros disparos llegan hasta él.

El tacto para manejar nuestra nave también debe ser muy fino, como siempre esto depende de como esté habituado el jugador, yo recomiendo teclado sin dudarlo, e incluso he notado una mejor respuesta con el emulador caprice incluido en RetroArch, que WinApe. También me ha ayudado jugarlo directamente en pantalla de salón de 50 pulgadas para tener mejor visión, notaba que llegaba más lejos en comparación a jugarlo en el portátil.

Ay madre!

 

Para terminar comentar la música, dada la sencillez del apartado gráfico los desarrolladores han puesto especial atención al apartado melódico incluyendo varias canciones que cambian con la llegada de un nuevo enemigo, evitando que pudiésemos caer en la monotonía y repetición.

 

 

En definitiva un ejercicio técnico dentro del CPC que dejara perplejo a todos por sus cualidades técnicas mas allá de si somos asiduos a este tipo de géneros o no, pero unas partidas os recomendamos desde aquí 🙂

El artículo y vídeo comentado, de Carlos Perezgrin.

Fuentes y enlaces:

Video comentado de Carlos: https://youtu.be/TYMpyEuT4Kk
Descarga gratuita aquí.
Compra edición física aquí.

  • author image
    Mar 26, 2018 @ 20:28 pm

    Este juego desde que lo vi la primera vez en un reportaje en youtube tuve unas ganas locas de jugarlo. Típico que luego se te olvida, pero después de leer este artículo, descargarlo y a echarle unas partidas, que siempre es bueno de vez en cuando desocupar los sentidos del rancio mundo que vivimos, y colocarlos en un videojuego.

  • author image
    Mar 23, 2018 @ 21:08 pm

    Muy bien articulo. Solo por la narracion dan ganas locas de jugarlo. Me pregunto si todas estas nuevas ornadas de juegos para Spectrum, Amstrad y MSX hay alguien que se este encargando de consensuarlo para tener copias fisicas de estas maravillas.